Así está Roxana Yáñez, ella debería estar tranquila esperando que nazca su hijo. Con 8 meses de embarazo no para de golpear puertas,  pide el fuero maternal. Esta profesional fue contratada el 2017 bajo la modalidad de suplencia externa en la Junaeb en Puerto Montt y este 18 de abril vence su situación contractual. A todas luces un tipo de un acuerdo laboral que la mantiene en la mayor indefensión. Son innumerables los correos electrónicos que ha enviado al nivel central,  de los cuales ninguno ha sido respondido por el director nacional de Junaeb, Jaime Tohá Lavanderos.

Esta mujer se cansó de mendigar un contrato, pese que por su correo desfilan miles de puestos, sin embargo para ella no hay nada. Y es por ello que hizo  pública su situación.  No entiende por qué bajo esta modalidad de suplencia externa no puede acceder a los beneficios que tiene cualquier mujer trabajadora en Chile, como por ejemplo el derecho fundamental  al descanso maternal.

La suplencia es un mecanismo de reemplazo destinado a mantener la continuidad de la función pública… Una modalidad al parecer que no fue bien construida en la ley ya que hoy a Roxana la está perjudicando.