Parece que las tuercas están atornillando al revés. Esto es insólito. Y esto ocurrió en Puerto Montt… Cómo podemos entender que un hombre que estaba prófugo de la justicia por violar a una mujer una vez capturado salga caminando y se vaya para su casa y sin ninguna medida cautelar. Esto pasó la mañana de este miércoles en el Tribunal de Garantía de Puerto Montt. Claro, el hombre cometió el delito en Rancagua el 2016 y desde noviembre de 2017 que estaba prófugo. Sólo el magistrado le informó que el 28 de marzo debía acudir a la justicia en Rancagua para que lo formalicen. Ahora la pregunta… Quién asegura que lo hará?

Raro por decirlo de alguna manera. Por un lado ni magistrado ni fiscal en Puerto Montt se enteraron de quién se trataba. Y lo peor de todo, que el Juez del Tribunal de Garantia de Rancagua no le solicitó a gendarmería el traslado del detenido para formalizarlo. Al parecer todo quedó a la buena de Dios, y la voluntad de este sujeto el acusado de violar en reiteradas ocaciones a una mujer con discapacidad mental y que además la embarazó.


Sin duda un trabajo de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI de Rancagua, que podría irse al tacho de la basura. Tal vez por poca prolijidad en los tribunales o por una pega que de plano se hizo a medias. No olvidemos que un caso similar ocurrió con Manuel Liberona tras ser condenado por los delitos de violación fue citado a la lectura de su sentencia y nunca más volvió aparecer.