En estas condiciones quedó esta casa. Parte del cerro cayó sobre esta  vivienda en la Población Miramar. Con sus propios medios logró salir Silvia Hidalgo de entre los escombros. Un ruido la alertó y pudo salvar providencialmente, resultando con lesiones leves. Desde hace días esta familia había dado cuenta de la rotura de una matriz de agua de ESSAL. Agua que debilitó la ladera Reloncaví  y arrasó con todo.

Al momento del derrumbe del cerro, la mujer se encontraba sola al interior de la casa destruida. Esta profesora de educación intercultural mapuche  no la cuenta dos veces.  Y es por ello que el municipio ordenó la evacuación de todas las personas que viven en las otras casa que están en la falda del cerro donde ocurrió la remoción de masa.

Hasta el momento del cierre de este informe la Empresa ESSAL no había entregado su versión de los hechos. Pese que los afectados, según ellos en reiteradas ocaciones durante esta semana, intentaron comunicarse para informar lo que estaba ocurriendo, sin obtener respuesta.