Ellos son Audilio Chávez y su hijo Anggelo,  en horas de la tarde del martes fueron capturados por carabineros de Hornopirén. Intensamente eran buscados al igual que, a lo menos, otros 8 sujetos. Ellos serían parte de una banda de piratas que asaltaron en tres embarcaciones la pesquera Ventisquero ubicada en alta mar en el sector de Pichicolo y que huyeron con gran cantidad de salmones.


Pero la historia no queda tan sólo ahí, tras huir una lancha quedó atrapada con dos asaltantes la cual fue capturada por personal de la armada. Al más estilo de los piratas como el temible “Barra Roja”y el pirata “Drake” estos sujetos volvieron a rescatarlos. Encañonaron a los marinos y no contentos también les robaron. Horas más tarde padre e hijo eran capturados.


Este delito de acto de piratería es el primero que se investiga en la zona. La alta violencia que ejercieron los imputados, tanto contra los trabajadores de la empresa de la pesquera como también en contra de los marinos,  utilizando armamento, robando, destruyendo embarcaciones y dejando a la deriva en el mar a sus víctimas,  se configura como uno de los actos delictuales con alta pena de  castigo, incluso podría alcanzar a la cadena perpetua.


Tras la formalización,  a los dos imputados se les decretó la medida cautelar de prisión preventiva. Como la defensa no solicitó un plazo de cierre de investigación,  estos dos sujetos, que ahora son investigados por el delito de acto de piratería, deberán permanecer tras las rejas por el plazo de dos años como lo señala la ley,  a la espera del juicio oral.  Los dos imputados arriesgan penas que comienzan en los 5 años y un día hasta la cadena perpetua.