Así fue el veredicto… culpables del delito de Homicidio Calificado resultaron Alfonso Monje y Belarmino Mansilla, estos dos sujetos quienes en abril de 2016 en Calbuco asesinaron a la niña de 12 años Rayen Meñaco… Las pruebas científicas presentadas en el juicio fueron la clave para acreditar el delito y las responsabilidades de los imputados.


Ahora la tarea del persecutor es que los dos condenados reciban una pena de presidio perpetuo calificado, y para ello deben subir en un grado la pena. Es por ello que la madre y el padre de Rayén subieron al estrado y con desgarradores testimonios solicitaron la extensión de la pena por el mal causado. Se enfrentaron a los asesinos y los encararon… Pidieron justicia, y que todo el rigor de la ley caiga sobre ellos.


Dos son las agravantes que invoca el Ministerio Público para  condenarlos con cadena perpetua calificada, estas son: cometer el delito de noche o en despoblado y ejecución del hecho con ofensa o desprecio del respeto por la dignidad. Y parte de la intervención de los padres en esta jornada fue en ese sentido. A quien no le pareció nada de bien esto fue al ahora culpable,  Belarmino Mansilla quien sorpresivamente  increpó e insultó a la madre de Rayén, debiendo ser sacado de la sala por orden de la jueza.

Vivir permanentemente con el dolor, fue una de la frases de la madre.  Es este hecho el que recoge  el ministerio público  para decir que esto es lo que debe compañar a los imputados por siempre con cadena perpetua.