Dicen que ya están cansados de los malos tratos que reciben de Sergio Uribe, el Director Regional de la Junji. Desde que asumió el cargo tras  un mandato presidencial, el abuso de poder es el pan de cada día. Estos funcionarios aseguran que incluso los ha sacado a empujones de las reuniones y con amenazas de despedirlos. Tal es el malestar de los trabajadores que decidieron ir hasta la Contraloría Regional de Los Lagos a denunciarlo por estos casos y también por que la autoridad estaría usando su cargo para favorecer una determinada candidatura política, obligando a sus trabajadores a firman por Alejandro Guillier y asistir a actos públicos durante el horario de trabajo.

A todas luces para ellos esto reviste un acto de  abandono del rol de servidor público que le confiere el estatuto administrativo, reglamentos y ley que los rige a los funcionarios de la administración pública. La denuncia acompañada de una serie de antecedentes busca que la contraloría general de la República realice un proceso de fiscalización, por tratarse del cargo de mayor de la JUNJI en la región… Ellos piden su salida. La intendencia ya está al tanto de la denuncia.

Una acción y denuncia que esperan sea investigada a la brevedad y de esta forma terminar con el abuso de poder y sobre todo con los malos tratos que los trabajadores acusan que reciben de una autoridad nombrada por la Presidenta Michelle Bachelet.